POLÍTICA  

logo negro.png
CNH 2.jpg

De los líderes novatos y la guerra de los bots

Por Oscar Estrada

Todo cambio de gobierno enfrenta desafíos, más cuando se reemplaza un aparato de 12 años. Los nuevos ejecutivos tienen que revisar cada institución y reconocer cuáles son los cuadros técnicos necesarios para el correcto funcionar de la institución y cuales son los políticos reemplazables. Sacar a los equivocados termina entorpeciendo la función pública y el desempeño del ejecutivo. Contarán al final con solo dos años para implementar los proyectos de nación que les han encomendado, el primer año será de aprendizaje y el último de campaña política. 

Libertad y Refundación es un partido joven, apenas 10 años de creación. Los cuadros políticos más importantes de Libre son gente joven, muchos no llegan siquiera a los 40 años de edad. Aquellos cuadros con experiencia en el ejercicio del poder que migraron del Partido Liberal a Libre con la crisis del golpe de Estado, son hombres y mujeres mayores, en su mayoría, cercanos ya a la edad de jubilación. Algunos han sido incorporados al gobierno que enfrenta una realidad muy distinta a la administración de Manuel Zelaya (206.2009). Esa juventud que conforma el gobierno de Xiomara Castro es su fuerza y también su punto débil. Hay allí mucha novatada, mucha inexperiencia (incluyendo la falta de experiencia de la misma Presidenta Castro). 

En esa búsqueda para entender a dónde está el poder, porque se reconoce que el poder que han alcanzado es simbólico, los nuevos ejecutivos recurren a las herramientas que le sirvieron cuando eran oposición. El discurso confrontativo, el ataque desde la tribuna oficial, como cualquier troll activista sin caer en razón de la función pública que ahora ejercen. Se exponen así al ataque de la prensa, sin necesidad alguna, pura inexperiencia.

Entran entonces los bots, pequeñas estructuras de amigos y activistas que los nuevos ejecutivos conforman como grupo de respuesta en las redes sociales (inspirados quizás en el mal entendido bukelismo). Como son activistas de las redes sociales, creen que es por las redes sociales que “cayó la dictadura”. Sin reconocer las muchas causales que hay detrás de la salida de Juan Orlando Hernández del poder formal. 

Desde que comenzó la crisis de las dos juntas directivas del Congreso Nacional, el “debate” al interior de las redes sociales ha sido influido, para el lado que uno quiera ver, por cuentas de bots que generan tonos en el discurso. Si revisamos con atención veremos que el debate de las redes es inducido. Dos de cada cinco respuestas son de una cuenta bot. Y no estoy diciendo que sean bots de un solo lado, todos los que ahora tienen recursos están buscando crear su propia red de bots con la equivocada idea de que es allí en donde está el poder en la nueva realidad del país. 

Tardarán entonces dos años en comprender lo inútil del esfuerzo, cuando sea demasiado tarde para prepararse para enfrentar al verdadero poder que está afuera, esperando usar la infraestructura de clase que les ha mantenido arriba por más de dos siglos. 

Será el trabajo real, no falseado y el contacto directo con las comunidades (no sólo activistas del partido) lo que podrá salvar del fracaso al ejecutivo novato, eso incluye a la Presidenta Castro Sarmiento.

WhatsApp Image 2022-02-18 at 9.48.42 AM.jpeg

Oscar Estrada. Es escritor y guionista hondureño. Ha publicado varios libros, su más reciente Tierra de narcos, cómo las mafias se apropiaron de Honduras (2021). Como guionista ha escrito los largometrajes La condesa (2020), entre otros. Productor de radio novelas y editor de Casasola Editores.