© 2019 by ÁGRAFOS
 

  • Twitter Clean

Follow us on Twitter

​Follow us on facebook

  • w-facebook

Breve antología poética


Por Rubén Márquez Máximo

Viaje

(Fragmento)

 

Hay un viento que derrama sus destellos

desbordando el fuego y las caricias de las olas

el perfume de la tierra

 

es el viaje hacia nosotros           

hacia el agua que te habita         

hacia los colores y las líneas de tu cuerpo

 

es el mar entre palabras que contienen el silencio de los besos

es la tierra y sus miles de fragmentos fulgurando

                                      envolviendo el aire de nostalgias

 

es el viaje por la línea que se abre en medio de tus labios

naufragando el sueño de la muerte

            las verdes nervaduras de tu alma

tu piel de hoja que se eleva por un mar de viento

y tu íntima mirada se me escurre

                   y la pupila de la noche            es el mar ante las llamas.

 

IX

 Voy hacia el misterio de tus aguas

                           hacia ese sonido dulce

que se desborda de los labios

 

hacia tu voz

hacia tu lengua

                                    y los ecos atrapados en penumbra

 

voy a lo arabesco de tus aguas

                                        caminando entre la humedad del día

                                                                                                    entre gotas

 

              precipitado lentamente

soltando las amarras

                      de este cuerpo

                                                de estos pies que buscan la marea

                                    naciendo en litorales

 

persigo la inmortalidad del agua

el tiempo girando en el centro del océano

con la presencia de los cuatro vientos

 

en un solo soplo

 

con el surgimiento del torrente

                                                                   que se hunde. 

Poemas de mar y viento

II

A Berta Hernández

Besaré la mañana llena de tu aroma

el olor a manzanas que rebosa en tus caderas

el vuelo que recorre camas

la marea de ausencia flotando por los cuadros

y será que el mar los hunde

y la balsa de tu cuerpo los sujeta

evitando la caída a lo profundo del lunar oceánico

donde tenerte se vuelve el sueño lento sin amarras

sueño de peces fugaces

besaré el aire de tus labios

la palabra de tu nombre

el hambre que adivino 

y el eterno canto chorreando entre tus piernas

cielo negro lleno de colores

besos caerán hasta la hondura de tu vientre

hasta que poco a poco te hundas

con los cuadros y mi cuerpo.

 

 

V

A Berenize Galicia

Nace la mirada de tus dedos de pintora

del color esbozado a la mitad de un pensamiento

del sentir de la seda y el beso

tiempo quieto escurriendo a goterones

racimos de existencia

pezones inquietos

con el roce húmedo de mi lengua de palabras

cuando por tus ojos brota mi mirada

y la derramas

por el cuadro cuerpo de tu olvido

vuelve al punto

remolino lejano

alhep de mis deseos flotando sobre el mar rayado

cama vacía donde nace el vértigo

me detengo

recorro tus muslos con las líneas prestadas

de tus cuadros

busco la mariposa negra saliendo por ventanas

y tus ilusiones grises

haciendo de estrellas en la página blanca

húmeda

justo al instante en que las palabras deambulan por tus labios

mientras te pintas observada por mis manos.

 

Pleamar en vuelo

 

 

 

***

Me dices que abandone los favores

de aquella joven a quien amas

y que no vuelva a pisar su casa

pues sufres si piensas que estuve antes.

 

Prometo no tocar su puerta

no visitar las sábanas que calientan su cuerpo

y sienten muchas veces

el feliz encuentro que nos damos

para dejar a la que amas partir a su destino.

 

Pero toma en cuenta que no puedo asegurarte

que no sea ella la que venga corriendo hasta las mías

buscando entrelazarse en la húmeda blancura

del placer inmenso que no encuentra entre las tuyas.

 

***

Qué importan tus riquezas

la opulencia de tus cenas

y el oro que exhibes torpemente.

 

De qué te sirve el despilfarro

si ella no te ama.

 

Cómo gozar de la fortuna

si sus ojos no te miran

ni tus tardes se inflaman con su aroma.

 

Le beso el cuello a la que no te quiere

mientras el brillo de tu diente

se opaca de la envidia.

 

 

***

Cintia se ha enojado porque vine a verte

me ha insultado con ardor entre los labios.

 

No importa lo que diga

aunque pasado el tiempo me persiga su imagen

para reclamar por los besos que te marco

llego a ti por la miel que todo alegra.

 

¿Me preguntas por qué la sigo viendo

si es celosa y enfadosa como nadie?

 

Piensa en esto y sé sensata.

Sin el ardor de sus injurias

¿tendría caso venir a verte?

 

Tu boca ofrece el bálsamo

ella la herida que tú curas.

 

 

***

Mis versos harán famosa a mi muchacha

de las flores la más bella

la más diestra con el vientre y con los muslos

la más ardiente de las llamas.

 

Todos los viernes cae la tarde y toco su ventana

abre la mañana y quedamos fatigados

en esas horas el instante de los siglos.

 

Mis besos la harán dichosa

y todos los hombres pasearán por las calles buscando sus ojos

porque sin saber su nombre desearán su lecho.

 

***

Más allá de tu dominio

he visitado puertos y ciudades

tierras sin leyes ni fronteras

que alegraron el instinto de los días.

 

He conocido lenguas y sabores

en las bocas que anidaron mis angustias.

Aquí a mi lado cantaron las sirenas

bosques de ninfas habitaron en mi pecho.

 

Pero siempre regreso a tu madeja

al agua oscura de tu gruta

donde la vida teje el entresijo

la miel que escurre de promesas.

 

***

Eres la más culta de todas mis amantes

pero todos tus encantos

las artes en la música y la danza

tus modos delicados

y tantas lecturas de los clásicos

 

no son nada

ni una pizca de felicidad

frente a las costumbres liberales

que practicas como brasas en mi cama.

 

Las batallas de Eros

 

 

Rubén Márquez Máximo (Puebla, México. 1981) Poeta y ensayista. Sus poemas han aparecido en diversas revistas nacionales e internacionales. Ha sido incluido en las antologías de poesía mexicana: La luz que va dando nombre (1965-1985): Veinte años de la poesía última en México (2007), El oro ensortijado. Poesía viva de México (2009), Antología de poesía contemporánea. México y Colombia (2011), Antología general de la poesía mexicana (2014) y Al menos flores, al menos cantos. Antología de poetas del mundo (2017). En Ediciones Alforja ha publicado el poemario Pleamar en vuelo (2008) y en Valparaíso México Las batallas de Eros (2016). Es fundador de la revista electrónica y la editorial Círculo de poesía, donde escribe la columna Pleamar. Actualmente estudia el Doctorado en Literatura Hispanoamericana en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.