Eugenio Montejo, la poesía que gira y acerca

Por María Dolores Ara

Eugenio Montejo (Caracas, 1938-2008)  es una voz pausada que se mueve con pasos mesurados y firmes sobre la cuerda floja de un equilibrio universal, deseado e imposible al mismo tiempo. Tan deseado como imposible. La paradoja constituye su mejor acento. Previsible y sorprendente, su poesía se dispone a revelar las claves de un anhelo: descifrar lo que claramente es indescifrable, y aun así darle sentido a una tarea que combina el fracaso con la alegría, vivida a cualquier precio. 

 

El hombre surge en este trabajo poético fusionado con la naturaleza, entendido como naturaleza que se dispone a comprender lo que contiene y lo contiene. Descifrarla a partir de su misterio esencial que es ahogo y maravilla.  Vivir con la fe puesta en el prodigio de una unidad invisible que incluye soledad y dolor, y así, constituye una dimensión plural donde coincide el TODO, intercambiando signos: adentro y afuera, sueño y vigilia, muerte y vida,  palabra y emoción edifican una dimensión única, indivisible. 

 

El poeta une cielo y tierra. Es el mediador. El río que hace que las dos orillas anulen sus límites y lo conocido abrace lo desconocido. Así Montejo se desliza pensativo por la reflexión filosófica revestida de lirismo. Infancia, naturaleza, geografía, firmamento, hilan las preguntas por el ser, sin obtener respuesta. Es lo de menos, con preguntar basta.

 

El misterio del universo incluye al universo poético, tan inasible como aquel. La palabra poética es herramienta y arcano. Conocer el instrumento es la vía para descifrarla: en su eficacia reside el sentido, la revelación del secreto que es el aliento vital. Tarea inútil y a la vez indispensable: encontrar la emoción para penetrar, conocer y adueñarse de una respuesta que existe solo en el hecho mismo de usar el instrumento. La imagen se cierra sobre sí misma y al hacerlo, estalla. 

 

En Alfabeto del mundo, antología editada por primera vez en 1988, escritura y mundo se prestan el ropaje que les es propio hasta quedar transfigurados en una red de correspondencias que los transmuta. Es imposible nombrar para definir, para explicar.  La palabra es “la cosa en sí”: no nombra, no pronuncia, no llama, no invoca; ES. Y así como es, su poder consiste en ser ella misma la realidad que alude. El mundo se lee en signos que señalan su propia esencia. La realidad es una escritura que construye y nos construye. Hay que aprender y aprehender su código para cumplir con nuestra misión. Si pensamos que tenemos una. 


Y celebramos tenerla, si nos atenemos a lo que su poema más popular “La Tierra giró para acercarnos “ nos susurra:

La tierra giró para acercarnos

La tierra giró para acercarnos,
giró sobre sí misma y en nosotros,
hasta juntarnos por fin en este sueño,
como fue escrito en el Simposio.
Pasaron noches, nieves y solsticios;
pasó el tiempo en minutos y milenios.
Una carreta que iba para Nínive
llegó a Nebraska.
Un gallo cantó lejos del mundo,
en la previda a menos mil de nuestros padres.
La tierra giró musicalmente
llevándonos a bordo;
no cesó de girar un solo instante,
como si tanto amor, tanto milagro
sólo fuera un adagio hace mucho ya escrito
entre las partituras del Simposio.

wJR4lyy0_400x400.jpg

María Dolores Ara Díaz

  • Licenciada en Letras. UCAB

  • Estudios de Maestría en Literatura Latinoamericana Contemporánea. USB 

  • Estudios de Doctorado en Filología Hispánica. UNED (Universidad Nacional Española a Distancia) 

  • Profesora de Lenguaje y Comunicación . UCAB 

  • Profesora de Literatura en Diplomados de Escritura Creativa, Narrativa y de Guión Audiovisual en UNIMET 

  • Directora de diversos Talleres de Lectura.

  • Encuentros de Literatura y Psicoanálisis en Librería Lugar Común. 

  • Charlas sobre literatura en Librería Sopa de Letras. 

  • Escribe artículos  sobre literatura en Viceversa Magazine, Ideas de Babel, Aldea Educativa., Pasión País

  • Recetas infalibles para sufrir con propiedad. (Poemario ilustrado)  Gisela Cappellin Ediciones. Caracas: 2020

  • Confinadas. (Antología poética digital) Ediciones Pasión País. Caracas: 2020

  • Próxima publicación digital.  Todo que ver. Ediciones, Pasión País. Caracas, 2021.