POESÍA  

logo negro.png
pexels-christiano-sinisterra-7915023.jpg

Breve selección de poesía 

Por Kike Zepeda

Ibakusha

 

Para Tanaka Toshiko 

y Ana Francis Góngora

 

No fue la arena caliente de la explosión 

la que cerró mi garganta mientras pensaba en la macabra escena: 

niñas, niños mujeres y hombres corriendo desesperadamente 

de la llama que metieron en sus cuerpos. 

Corrían con los brazos extendidos a la altura del corazón

para que doliera un poco menos la punzada que fue cada girón de piel cayendo. 

Un odio sin precedentes reclama la vida de los hombres y mujeres de Hiroshima. 

El mismo odio que puso a dormir la inocencia y convirtió a los niños sobrevivientes 

en una manada de espectros que darían cualquier cosa por calmar todo ese fuego 

que los recorre. 

¿Cómo olvidamos que la inocencia hace que los niños cierren los ojos

para pedirle deseos a los aviones cegados por el odio?

 

Cuánta infancia se quiebra amargamente 

cuando los aviones no dejan caer dulces, sino bombas. 

 

¿Qué ave de rapiña esa dio esa macabra licencia? 

 

La esperanza es una mañana de cielo raso. 


 

RTYU 

 

El secreto es no ver el teclado, Javi, 

cerrar los ojos con total certeza 

cada letra que martilla el papel 

incendiará cada palabra propuesta. 

 

El secreto es no ver el teclado, 

la buena postura de las manos: 

pulsar fervorosamente cada letra. 

 

No olvidés dejar de arquear la espalda, 

sentarte firme

y poner atención, 

mucha atención: 

entre tus manos 

está por arder el poema.  


 

Cautiverio

 

nadie 

lo 

dice: 

la jaula 

no escapa

porque 

esconde

un pájaro


 

XLII

 

Mi padre tiene un bonsái en su escritorio:

siento lástima por aquél árbol del tamaño de un corazón:

 

jamás me verá dormido bajo su brevísima sombra

 

para nunca podrá quitarme el hambre

    con una manzana 

    o con un mango

 

Pero hay algo todavía más amargo:

 

los pájaros nunca descansarán entre sus ramas


 

Penelopea    

 

Este es tu verdadero dolor, Penélope:

nadie viajó veinte años para reencontrarte

nadie quiere volver a tus labios

 

nadie es el verdadero dueño de tu amor

 

Todos los días 

subes por una escalera de hilos

hasta un vestido que nadie bajará

 

Para ningún hombre te guardas tanto 

como para Nadie

Zepeda.jpg

Kike Zepeda (Julio Edgardo Zepeda, Santa Ana, 1990) Licenciado en Antropología Sociocultural. Ha publicado “Oficio de pájaros” (Proyecto Editorial La Chifurnia, 2015), “Para que la muerte no te encuentre” (Proyecto Editorial La Chifurnia, 2016), “Esta Manera de olvidar” (S/E, 2016), “Los Nadantes” (POE, 2019), “Laura.com y otros links” (Editorial EquizZero, 2019), “Poemas con barba” (Proyecto Editorial La Chifurnia, 2019).  Aparece en la antología “Torre de Babel. Antología de poesía joven salvadoreña de antaño: “Los apócrifos salmón; volumen XV”, así como en revistas nacionales e internacionales, como el número 11 de la revista Cultura, o el Suplemento Cultural 3000 (Co-Latino), Vecindario (Nueva York, 2013). Tercer lugar en el primer certamen nacional de poesía “José Rutilio Quesada” (Proyecto Editorial La Chifurnia, 2015), Premio Único de Poesía en el Certamen Universitario “Ítalo López Vallecillos” (SAC-UES, 2016), VIII Premio Centroamericano de Poesía IPSO FACTO 2018 (Editorial EquizZero), Tercer Lugar de Poesía en el Primer Certamen de Poesía Universitaria (SAC-UES, 2018), por “Llanto de la infancia extraterrestre y otros poemas” (Inédito). Algunos poemas traducidos al inglés y al francés.