POESÍA  

logo negro.png
pexels-alex-fu-3289156.jpg

Selección poética 

Por Joaquín Alvarado

GRABADO EN PAPEL OPALINO

Cirio húmedo de tinta nocturna 

el amor me persigue con sus tobillos hinchados 

señales para un despertar bajo el agua 

emisario entregando al sol lilas condolencias.

 

UN LUGAR INTIMO

Al silencio le respondo en silencio 

no hay portales 

alguien ha decidido ir hasta al fondo.

 

INQUISICIÓ N

salimos del silencio ilesos para hablar 

la herida elemental desgarra 

a espaldas del sol sus símbolos 

 

trabajo las palabras de la inquisición 

para el sortilegio

 

es mentira que nadie se siente herido 

 

como ígneos anillos de fuego

mis palabras hacen el silencio

 

ADVERTENCIA DE LA NOCHE

Noche que no duele 

noche donde ya es tarde.

 

EN EL LUGAR DONDE SER NOCHE YA NO ES UN DESEO

Me dice quien fue abandonado que detrás de todo umbral hay un sol poniente. Lila de 

mí, déjate caer de mis manos, presénciate vida mía. Me dices que oyes canciones para 

parecer menos humanos, me dices que has visto manos donde la soledad tu nombre 

persigue tras la ciega pared de la realidad.

 

Ser como en sol, como en abrumador canto de sirenas, ser mientras las flores son flores 

aún en mi poema. Debajo de la palabra como un mendigo en canclillas a mitad de la 

calle me hago día y noche, noche y día, uno solo con la historia de mi vida.

 

Pero aquí hay que romper todo lo que fue la música, su sonoridad no basta para 

complacer a mi tumba, aquí hemos venido a sufrir como alguien que yace dormido ante 

una casa repleta de retratos, y duerme sin importar que las horas sombras son, hubo un 

quehacer primitivo, antes que fuera necesario cerrar los ojos para entrar a la muerte, 

hubo un designio, un mandamiento que sobrepasaba a la presencia que era, tuve antes 

que exorcizarme con cada metáfora que alcanzase en una gota de lluvia 

desprendiéndose de una estatua, tuve que funerarme no como lo que fui, sino como lo 

que éramos después del salto hacia el silencio de la palabra musical.

 

Tuvimos que hacer de los párpados oraciones para no temer, un espacio que no rebele 

detrás de mis pupilas la escritura verdadera donde guarecemos la noche y los demás que 

no fueron yo, pero fueron de una gris manera más que yo.


 

Tenía miedo de verme en los espejos

 

Kafka lo supo desde un principio, nadie es el mismo en un mismo espejo, por eso toda 

escritura debe adquirir transparencia en las imágenes de sus propios fantasmas. 

 

Quizás yo nazco en el lenguaje de algo que no termina de caer, y déjate poseer me dice 

el que seré, pero el que seré no existe todavía, y las señales de humo nunca fueron el 

puente entre el decir y el ser. Déjate mentir de cenicientas mentiras que en los poemas 

nunca existieron un ayer.

 

Tú has creído en lo que has visto, en lo que te han dicho, te has visto a ti, y que mayor 

mentira que un espejo oculto en el bosque donde los animales sufren tus consecuencias 

del incendio de cada noche, arde tu flor predilecta, de pequeños nadie pregunta por su 

infancia, ni por la esperanza. Tú sonreías, y las cuchillas caían, tú sonreías y la lluvia era 

más que agua, más que una palabra, una ausencia, un arma. 

 

Te has abandonado a ti mismo como un animal sin su manada, ábrete los ojos en un 

secreto que mañana se olvida. Se sabe de la muerte me dice la infancia, me dice sueño y 

apunta mi frente decorada con flores nacaradas, he dicho que un amor puede ser un sol, 

que ayer es un museo de seres extraños.

 

Quien ha vigilado su semblante debajo de la raíz comió el tallo, y se llevo las hojas al 

filo de sus labios, confundió la forma de uniones con el alba después de la noche, 

confundió el rostro revelado con la historia del hombre que se cortó una oreja como una 

ofrenda y fue rechazado. 

 

La muerte no sabe de la muerte, yo no sé de la muerte más que el color de una ausencia. 

Entre el deseo y su palabra hay un árbol para ahorcarse. Pero antes cuídate de la 

errancia que te persigue, cuídate de ti, del ti que fuiste, lila mía, cuídame de mí.

Alvarado.jpg

Joaquín Alvarado (Nicaragua, 2001). Estudiante de Psicología, ha sido publicado en  Círculo de Poesía (Mx), Revista Innombrable (Mx), y otras revistas Latinoamericanas.