© 2019 by ÁGRAFOS
 

  • Twitter Clean

Follow us on Twitter

​Follow us on facebook

  • w-facebook

Quisiera sí señalar la importancia del lenguaje en el ejercicio de la política. Tiene la enorme tarea de enfrentarse a la neolengua...

Si me preguntan cuándo se arruinó el proyecto de nación democrática en Nicaragua, yo diría que desde el principio mismo de la república, cuando comenzaron las luchas de poder entre liberales...

En el siglo VI antes de Cristo, un pueblo ubicado en las costas del Mediterráneo convirtió las fatalidades del hombre y la desazón de existir en género literario.

Cuando despertó, vio ramas y hojas flotando en la luz de la madrugada. Un viento movía las hojas y algunas caían, trazando una espiral, sobre su cuerpo acostado en la tierra. 

El amor no es ciego. El amor es un ojo que nos mira sin reparos a la luz de la verdad. Estamos desnudos ante el amor, liberados incluso de las apariencias...

Please reload

Please reload

Los sofistas y Sócrates.
Las primeras preguntas 


Por Victoria Camps

 

La reflexión sobre la moral empieza propiamente con los sofistas que protagonizan los diálogos socráticos de Platón. Estamos en el siglo v a.C, la época del máximo esplendor de Atenas, esplendor no sólo político y económico, sino cultural. Una época gloriosa para la sociedad, la literatura, el arte y la filosofía. En ella vivieron Pericles, Fidias, Sófocles, Anaxágoras y los grandes sofistas;  Protágoras, Pródico, Hipias, Gorgias y, finalmente, Sócrates.

                       

1474644181_542342_1474644346_noticia_nor
IMG_7882.jpg
Libro recomendado.jpg

Si hay algo que la fotografía consigue mejor que ninguna otra forma de arte es fijar la atención sobre lo que comúnmente pasa desapercibido por la velocidad en que transcurren nuestras vidas. Nos hace frenar en seco. Pues la epidemia que ensombrece al mundo posmoderno, y que no hemos sabido combatir y parece ir en aumento en este aceleradísimo siglo XXI, el siglo de la fugacidad y la prisa, es la ceguera y la falta de oído. No vemos y tampoco escuchamos, porque ver y escuchar equivalen a sufrir.

No así para Mario Ramos (1977), autor del libro de fotografías Framing Time (Enmarcando el tiempo) publicado en 2012 por Casasola Editores. En treinta y seis fotografías tomadas en Nueva York, Nueva Orleans, Alabama, Florida, Washington, DC y Honduras, Mario nos hace posar la mirada en objetos a los cuales pocas veces le prestamos atención: puertas y ventanas en los que el paso del tiempo, el deterioro y la belleza resaltan y cobran vida propia como susurrándonos que no son seres inánimes.

Please reload

La mujer venezolana es reconocida en todo el mundo por su belleza. Y está más que bien merecida la reputación, ya que Venezuela es el país con el mayor numero de galardones de todo el planeta en los certámenes internacionales de belleza. Pero la mujer venezolana -esa misma que con carisma, coquetería y convicción derrocha belleza por donde va- es mas que una cara bonita. Con tacones en pie, ella es el pilar de la sociedad de este país. Las mujeres venezolanas son estudiantes, profesionales, amas de casa, activistas, madres, hermanas, amigas, hijas; en una palabra, guerreras. A estas guerreras les ha tocado afrontar con brío la resistencia civil en contra del régimen abusivo del difunto Chávez y el usurpador Maduro durante los últimos 20 años.

Honduras es un  país que enfrenta muchas crisis, una de ella es en Derechos Humanos. Como consultor del PNUD, UNAIDS, UNFPA y del Foro Nacional de VIH/SIDA pude trabajar de cerca con uno de los grupos vulnerables en Honduras, donde ya la situación de pobreza y frágil institucionalidad hace vulnerables a más del 70% de las y los hondureños. En esas complejidades que hoy se reflejan ante el mundo con una Caravana de Migrantes que ha tomado la palestra de las noticias, se encuentra un grupo de personas que sufre día a día, no solo discriminaciones por homofobia, sino que también violencia y lo que se podría catalogar como crímenes de odio.

La política, a lo largo de muchos años, se ha visto con distintos matices, aparentemente de un mismo color. Quienes han ocupado la silla presidencial (de cualquier país) han hecho a partir de sus propias convicciones lo que el sistema global les ha permitido. Y es que así es como se tiene que decir, es el sistema global, el mismo que hoy controlan las empresas tecnológicas y de comunicaciones las que por encima de las petroleras demandan ciertos criterios que promueven el desarrollo de los pueblos que las adoptan, y caso contrario a quienes las rechazan, como Venezuela.

Vivir en un mundo aislado o pretender aislarse es, ciertamente, no reconocer las características inherentes a la sociedad interconectada e interdependiente que se desarrolla a lo largo de toda la extensión territorial del planeta.

Estados Unidos es por naturaleza un país de migrantes, es parte de la historia que ha tenido el país y su relación con la política y la economía. Estados Unidos ha acogido a alemanes, irlandeses, afroamericanos, italianos, ingleses, mexicanos, asiáticos y polacos. La migración empezó hace 200 años, no es un problema reciente. Con el estadillo de la Primera Guerra Mundial, la inmigración fue aún mayor, entre 1900 a 1920, 24 millones de inmigrantes llegaron al país americano en una época que se conoció como la “Gran Ola”.

No obstante, la situación actual cuenta con alrededor de 44 millones de inmigrantes en Estados Unidos según el Instituto de Migración y Política, del cual es un 13,5% del total de la población. En la actualidad 21.2 millones de inmigrantes son ciudadanos, porque se sometieron al proceso de naturalización. 

Please reload