© 2019 by ÁGRAFOS
 

  • Twitter Clean

Follow us on Twitter

​Follow us on facebook

  • w-facebook

Krishnamurti: Con todas sus experiencias, con todo su conocimiento, con toda la civilización que tienen detrás de sí y de la cual son...

Siempre hemos leído en los libros escritos sobre la vida y obra de Francisco Morazán que a este lo seguía un ejército formado por indígenas de Texiguat...

No lo van a creer, dirán que soy un tonto, pero de chico mis ilusiones eran volar, hacerme invisible y ver películas en mi casa.

TEGUCIGALPA. (13 G.M.T.) Catorce juilio Mffw sesenta y nueve STOP durante el sueño de los capitalinos en la madrugada...

Son las nueve y media de la noche. El reloj que cuelga al final del pasillo suena una sola vez, marcando media hora más de dolor...

A los niños que lean «La Edad de Oro». Para los niños es este periódico...

Cuentan que un viajero llegó un día a Caracas al anochecer, y sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó dónde se comía ni se dormía, sino cómo se iba adonde estaba...

Please reload

Separación familiar 


Por Pablo Gato

 

​Ha sucedido con otras administraciones en EE.UU. Sin embargo, ninguna, ya sea republicana o demócrata, la había implementado como una política de gobierno. Es decir, a nivel masivo. Donald Trump es el primer mandatario que puso en práctica la separación familiar.

Los demócratas calificaron esa política no sólo como inefectiva, sino, en especial, cruel. Muy cruel.

El mundo también estalló en críticas. La reacción fue tan intensa que, por primera vez en su presidencia, Trump se vio forzado a dar un giro de ciento ochenta grados y canceló las separaciones. Esa política no pareció muy bien pensada y la consecuencia inmediata fue un verdadero caos logístico y legal para reunificar a esas familias.

                       

Please reload

«Muchas personas temen que habrá niños que jamás volverán a ver a sus padres. Muchos padres son deportados, pero sus hijos se quedan en los centros de detención. Las condiciones de vida en esos centros son lamentables según testimonios de las madres, aunque, por supuesto, es la separación de sus hijos lo que más atormenta a los padres.

El gobierno estadounidense también separó a los hijos de los indios americanos de sus padres, a los que calificaba de bestias. Primero se cometió un genocidio con ellos, luego se les robaron las tierras y más tarde les arrancaron de los brazos a sus hijos para «civilizarlos».

Los activistas proinmigrantes afirman que si estos inmigrantes indocumentados y sus hijos no fueran hispanos...»

Please reload

Este país cambió desde que Trump llegó a la Casa Blanca. El ambiente está tenso, los ánimos, volátiles. En el tiempo que llevamos bajo esta administración ha incrementado la ansiedad, especialmente entre nuestra comunidad latina, ante la creciente amenaza de peligro e incertidumbre para los nuestros.

 

En este año y medio, en vez de apaciguarse y adoptar un tono unificador, la
retórica del presidente ha tomado la vía contraria; Trump no ha escatimado cuando de insultos se trata. Ya es de esperarse que utilice lenguaje y exprese sentimientos racistas y xenófobos, desde sugerir que México está enviando violadores y criminales hacia acá, tildar a los migrantes como personas peligrosas que abusan de las instituciones y de los programas sociales estadounidenses, argumentar que la violencia supremacista blanca...

De la pesadilla emerge la conciencia: ante nuestros ojos, pedazo a pedazo, la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo colapsa.  No está muerta aún, y una vez muerta, vale el estribillo de la antigua canción nicaragüense: “ya el zopilote murió, ya lo llevan a enterrar, échenle bastante tierra, no vaya a resucitar”.

No está muerta todavía, pero es evidente su avanzado estado de debilitamiento.  La pareja nefasta ya es un remedo de gobierno, y hasta un remedo de poder. El ejército, por ejemplo, ha hecho sus propios cálculos, y –al menos hasta ahora—decidió no volcarse públicamente a favor de Ortega.  La Policía fue, por sus propios medios institucionales, claramente incapaz de sofocar una protesta que la rebasaba en números y en legitimidad.  Y en el campo, que antes se supuso irremediablemente sometido ante la represión del Ejército, los campesinos han avanzado en la reconquista de su geografía. 

Si eligiéramos un pasatiempo para combatir el aburrimiento y las aflicciones de la vida, la música sería el primero. Hace casi dos millones de años se le escuchó al Homo Ergaster, la puntera especie humana, el latido del corazón, y con él, la música. Con el corazón nació el ritmo, la primera manifestación musical, lo natural, lo que viene con el hombre. La melodía, su contraparte, surgió luego de siglos de avances tecnológicos, entre ellos el invento y desarrollo de los instrumentos.

Sin embargo, el mejor pasatiempo es también el más despreciado cuando llega a convertirse en profesión. El niño con habilidades musicales es capaz de acaparar todos los halagos. Por el contrario, el músico profesional...

En su obra, Heleci Ramírez recrea, a través de la ficción, diferentes historias. Para ella la tecnología  es nuestro “alimento social”; Heleci plasma la violencia normalizada en ciertos países, y muestra un idea de la mujer actual frente a un modelo de mujer de principios del siglo XX en el mundo occidental, todo conectado por elementos visuales comunes como lo orgánico, elementos tecnológicos y de nuestra aparente modernidad. Ágrafos presenta una selección de su obra artística

Please reload