© 2019 by ÁGRAFOS
 

  • Twitter Clean

Follow us on Twitter

​Follow us on facebook

  • w-facebook

La Historia del Imperio español se ha caracterizado por la doble vara de medir...

Los jueves el niño salía a las tres porque tocaba entrenamiento de futbol, y la madre lo recogía en el estacionamiento de la cancha. Mamá, voy llegando, le avisaba...

Hace poco menos de 34 años, un accidente aéreo acontecido en el aeropuerto español...

No es una conferencia, es una conversación con todos ustedes. Es un poco el aprovechamiento de ese material que vamos recogiendo a lo largo de los años...

El psiquiatra pronuncia la primera palabra, con la entonación más fría posible. El paciente la descompone en fonemas, se los traga y los devuelve convertidos en una escena...

Please reload

Hay un viento que derrama sus destellos

desbordando el fuego y las caricias de las olas

el perfume de la tierra

Los invisibles átomos del aire
en derredor palpitan y se inflaman;
el cielo se deshace en rayos de oro;

Please reload

Un subversivo título: El ingenioso hidalgo Don Quixote de la Mancha 
(Notas a propósito de la edición príncipe de Juan de la Cuesta en la Biblioteca del Congreso)

 


Por Roberto Carlos Pérez

 

Presentamos en esta edición de Ágrafos una pequeña galería fotográfica realizada por el fotógrafo y cineasta Mario Ramos de la edición príncipe del Quijote (1605), editada por Juan de la Cuesta y albergada en la Biblioteca del Congreso, en Washington, DC.

                       

Permítanme dedicar este premio a la memoria de los nicaragüenses que en los últimos días han sido asesinados en las calles por reclamar justicia y democracia, y a  los miles de jóvenes que siguen luchando, sin más armas que sus ideales, porque Nicaragua vuelva a ser República.

Majestades:

Vengo de un pequeño país que erige su cordillera de volcanes a mitad del ardiente paisaje centroamericano, al que Neruda llamó en una de las estancias del Canto General “la dulce cintura de América”. Una cintura explosiva. Balcanes y volcanes puse por título a un ensayo de mis años juveniles donde trataba de explicar la naturaleza cultural de esa región marcada a hierro ardiente en su historia por los cataclismos, las tiranías reiteradas, las rebeliones y las pendencias; pero, en lo que hace a Nicaragua, también por la poesía. Todos somos poetas de nacimiento, salvo prueba en contrario.

Please reload

Desde la masacre en la escuela secundaria “Columbine”, en Littleton (Colorado), que segó la vida a 13 personas en 1999, la violencia de las armas ha sacudido la inocencia de más de 187,000 jóvenes. Es hora de que la clase política en Washington entienda que la seguridad no está reñida ni con la Segunda Enmienda ni con el derecho a vivir en paz.
Estados Unidos vive una innegable crisis por culpa de la violencia de las armas, y las cifras no mienten: en promedio, 96 personas mueren a diario en todo tipo de incidentes con armas de fuego, o más de 33,000 personas al año.
Esas cifras no incluyen el daño colateral que sufren quienes sobreviven a ataques escolares.
Un reciente análisis del diario “The Washington Post” indicó que, a raíz de la matanza en Columbine, más de 187,000 estudiantes en al menos 193 escuelas han presenciado tiroteos en horas de clase.

La primera vez que vi la isla de  Gran Canaria estaba amaneciendo y lo hice desde un maravilloso barco que venía de América. Éste fué mi primer contacto con el Continente Americano, mi relación con el pasaje del barco en su mayoría procedente de América. Las Islas Canarias, punto geoestratégico y puente entre tres continentes: América, África y Europa, tienen vínculos y similitudes importantes con no pocos países del Continente Americano. Compartimos costumbres, acentos y hasta ciertas formas de ver y de vivir la vida. 

Aún así, en Canarias nos sentimos orgullosamente europeos y no renunciamos a esta condición. Nos situamos en el extremo sur de Europa y formamos parte de la historia del Viejo Continente.

La obra César Barberena está llena de dolor. El sufrimiento se visualiza en los cuerpos descoyuntados y lo seres transidos que aparecen en sus cuadros. Es necesario dejar que el subconsciente nos guíe a fin de entender lo que el

 

Ágrafos presenta esta pequeña muestra de la obra de César Barberena, de la que el crítico de arte, Gary Thischler, ha dicho: «Hay literatura en sus colores y océanos de palabras en sus sueños y contenidos. Como lo sueños, los cuadros de Barberena apremian a la imaginación».

Please reload