POLÍTICA  

logo negro.png
Petroleo.jpg

La salud pública y los devastadores efectos de la industria del petróleo y el gas natural

Por Ann Mead

El pasado 2 de diciembre presenté mi testimonio ante la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos (EPA) por sus siglas en inglés. Estaban buscando comentarios del público sobre una nueva regla, escrita en respuesta por una orden ejecutiva del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, pidiendo al EPA a considerar reglamentos más estrictos sobre la industria de petróleo y gas natural. 

 

El siguiente es un resumen del testimonio que escribí y presenté desde mi perspectiva como enfermera y experta en salud pública en Washington, D.C.

 

Testimonio ante la Agencia de Protección del Medio Ambiente

de los Estados Unidos (EPA)

 

En el último año la industria del petróleo y gas natural emitió 16 millones de toneladas métricas de metano y otros contaminantes dañinos, como el benceno, a la atmósfera. En los Estados Unidos, las industrias petroleras y de gas natural son las que emiten más metano - el segundo gas de efecto invernadero más importante en la aceleración de los cambios climáticos. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) por sus siglas en inglés, ha declarado como algo crítico el reducir las emisiones de gas metano si realmente se busca detener el impacto del cambio climático.

 

Los que trabajamos en el sector de la salud pública vemos diariamente el impacto de la exposición a estos contaminantes que se muestran en enfermedades como el asma. Sabemos bien que el asma es causa de mortalidad en la población, especialmente en las comunidades minoritarias y de menor ingreso.

 

A principios del mes de noviembre el EPA propuso nuevas reglas para cortar la contaminación del metano que viene del sector de petróleo y gas natural. Esta protección es un comienzo, pero no logra el control necesario sobre la industria. 

 

Estoy aquí para insistir en que el EPA fortalezca aún más las reglas propuestas para que las industrias de petróleo y gas natural tomen las medidas más estrictas posibles a fin de prevenir las fugas de metano y otros gases en sus operaciones. 

 

Ya sabemos lo dañina que resulta esta contaminación. Es responsabilidad del EPA asegurar que la industria cumpla la ley federal del “Aire Limpio”. No podemos perder esta oportunidad para bajar la contaminación de metano, mejorar la salud pública y actuar para salvar el planeta. 

Ann.jpg

Ann Mead, (Minnesota, Estados Unidos). Licenciada en Fisiología del ejercicio y Rehabilitación Cardíaca por The College of St. Scholastica, Duluth, Minnesota. Máster en Salud Pública y Salud Global por The George Washington University, Washington, DC y Licenciada en Enfermería por la Universidad de Georgetown, Washington, DC. Entre sus ensayos destacan Reclutamiento y retención de minorías raciales y étnicas (2015) para la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Washington, DC. y Estudio de caso en atención primaria domiciliaria y el papel del enfermero practicante (2014) presentado en la reunión y exposición anual de la Asociación Estadounidense de Salud Pública en Nueva Orleans. Ha trabajado como Gerente de enfermeras en Mary's Center, en Washington DC y como Oficial de desarrollo técnico en Jhpiego en Baltimore, Maryland. Actualmente es Enfermera clínica en Washington Hospital Center.